Proyecto flaghunter:

Diario de un rebelde (The basketball diaries)

Dirigida por Scott Kalvert, 1995

Guión de Brian Goluboff (Autobiografía: Jim Carroll)

New Line Cinema / Island Pictures

Nota media en filmaffinitty:  6.9   Número de votos: 13.612

Nos encontramos ante un biopic que habla sobre el artista Jim Carroll. El guión se centra en la etapa adolescente del protagonista y nos muestra como poco a poco va dirigiendo sus pasos hacia una escalada imparable hacia el mundo de las drogas. La película es dura, nocturna y sucia. Aquí no vemos el lado alegre y de ensueño de la sociedad norteamericana, aquí lo que vemos es como unos jóvenes de New York son incapaces de crecer de un modo saludable. He contado tres banderas; una de ellas repite en dos secuencias distintas. Todas las apariciones de bandera en esta película tienen cierta relevancia, sobre todo la que aparece en el interior del aula de un colegio católico.

La primera vez que la vemos, la bandera es testigo de como un cura azota en el trasero al joven protagonista; que resiste estoicamente los azotes… se deja entrever que el cura disfruta ejerciendo ese poder en forma de castigo. El joven tira de orgullo para no dar el gusto al cura, y éste le dice que si quiere continuarán con eso al día siguiente. El personaje interpretado por Leonardo DiCaprio está arrodillado, como a “cuatro patas”, encarado a sus compañeros de clase y mostrando su dolorido culo a un mapa de los Estados Unidos que se extiende al lado de la bandera.

Esa misma bandera, en el mismo escenario la volvemos a ver unas secuencias más tarde… Y esta vez nos encontramos con una secuencia-bandera que tuvo cierta polémica. Durante la secuencia vemos un sueño del protagonista. En el sueño, el joven entra armado con una escopeta al aula, y mata a seis de sus compañeros antes de cargarse al profesor cura. Dos años más tarde del estreno de esta pelicula; un hombre llamado Jack Thompson demandó a esta película (junto con otras películas y videojuegos) por considerar que sus imágenes habían incitado a un joven que, en la vida real, asesinó a tiros a algunos compañeros de instituto.

 

La segunda bandera la vemos dentro de una cancha de baloncesto. La bandera es testigo de como dos jugadores del mismo equipo están jugando bajo los efectos de una droga. Una droga que ni siquiera ellos están seguros de qué se trata; la toman pensando que son anfetas y ese partido marca el inicio del declive de los jóvenes, que pasan de hacer deporte a dejar el basket y el instituto y ponerse a delinquir para conseguir comprar heroína.

Por último, la última bandera la vemos dentro de una pantalla de televisor, cuando el protagonista está con uno de sus mejores amigos en el interior de un bar. Por la televisión ofrecen un programa hablando de los nuevos talentos jóvenes, las nuevas promesas del baloncesto. Allí, el protagonista, se siente realmente fracasado pues antes él era uno de los mejores del equipo y ahora ve desde la barra de un bar como por la tele sale el que fuera su compañero de equipo. Lo ve feliz, sano y desde luego, mejor que él. No sé si será casualidad o se ha querido dotar de cierto contenido irónico, pero mientras vemos esa pantalla de televisor aparece una estadística sobreimpresa; 82 % en tiros libres durante la temporada… Esos “tiros libres”  pueden suponer todo lo contrario a los “tiros” que necesita el protagonista… que bajo la impresión de libertad que ofrece la droga, en realidad es un esclavo de la droga… y solo vive para conseguir más droga… más tiros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s