Proyecto flaghunter:

 

Mi primo Vinny (My cousin Vinny)

Dirigida por Jonathan Lynn, 1992

Guión de Dale Launer

Fox

Nota media en Filmaffinity:  6.0   Número de votos: 2.302

 

A veces uno encuentra alguna comedia que le hace reír. Mas de una carcajada he soltado viendo esta película de inicios de los 90. Muchas veces se usa el tema “sureño”, “confederado” y rural para hablar de unos Estados Unidos todavía casi anclados en el lejano Oeste y no tan cercanos a la vida urbana y “progresista” de otras ciudades yanquis. En esta película la acción nos sitúa en Alabama hasta donde llega un abogado neoyorquino para ayudar a un primo suyo y a un amigo de este. El guión se ríe abiertamente una y otra vez de esa América sureña e incluso deja entrever cierta carga crítica; como cuando dicen que por minucias unos puede acabar en la silla eléctrica; o cuando dicen que saldría más a cuenta reparar la silla eléctrica que seguir pagando las facturas extras que provoca el mal funcionamiento de dicha silla.

En mi búsqueda de banderas por el cine ya voy viendo que durante los años 90, las banderas aparecen muy a menudo en las películas; y en esta ocasión se cumple esa premisa. He contabilizado más de media docena de banderas, algunas de ellas repiten en numerosas escenas. Además de una bandera confederada, que es la primera que vemos, todavía en los títulos iniciales y nos sirve para situarnos.

Un poco más tarde vemos el primer amago de bandera, en la camiseta del dependiente observamos un águila con barras y estrellas. Este tipo de símbolos, que sin ser una bandera propiamente dicha, nos recuerdan a ella también muy frecuentes en las producciones hollywodienses. Una y otra vez vemos en pantalla referencias y símbolos que acaban siendo una mezcla entre publireportaje y documental nazi.

Acto seguido ya empieza la lluvia de banderas, primero las vemos en los uniformes de los policías.

 

La siguiente bandera la vemos en una secuencia exterior, en una plaza del pueblo, el trapo ondea al lado de un monumento. Con esta, y las siguientes banderas se nos dice, sí, estamos en el sur, sí, todavía hay espíritus confederados; pero esto también es Estados Unidos.

Luego más banderas, alguna colgando de una farola, otra a la entrada de un comercio y otra, junto a la bandera de Alabama, en la entrada de los juzgados.

Después ya vemos la gran bandera que hay en el interior del juzgado. Como en muchas otras películas hay también una progresión en este sentido, es decir, primero aparecen banderas pequeñas y a medida que avanza la película vamos viendo banderas cada vez más grandes y presentes en pantalla.

  

Y para finalizar, una última bandera a la que vemos a través de una ventana; cuando Gambini y su novia se encuentran en el interior de una cafetería.

Y por cierto, como ya hemos visto en anteriores posts sobre películas de los 80 y 90, aquí también encontramos la omnipresente aparición en pantalla de Coca-Cola. Como en esta toma de abajo donde vemos a Marisa Tomei libando con una pajita; cabe decir que Marisa Tomei consiguió el Oscar a la mejor actriz de reparto por esta película. Tengo que analizar qué aparece más en las películas, si la marca Coca-Cola o las barras y estrellas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s