Proyecto flaghunter:

Dick Tracy

Dirigida por Warren Beatty, 1990

Guión de Jim Cash y Jack Epps Jr. sobre el cómic homónimo de Chester Gould

Touchstone pictures

Nota media en filmaffinity:  5.4   Número de votos: 8.603

Si hay un género genuinamente estadounidense ese es el cine negro, véase la típica historia en la que un detective debe sumergirse en los bajos fondos enfrentándose a matones y mafiosos sin piedad alguna y que solo se motivan por acumular riqueza sea como sea. Una de las razones por las que la legión de la decencia nació fue precisamente por la proliferación de películas de gangsters en los años 30, en plena ley seca, algunas personas empezaron a temer que la visión romántica sobre los mafiosos que desde Hollywood se arrojaba a los espectadores pudiera perturbar las ingenuas mentes de los niños norteamericanos; básicamente ese fue el detonante que hizo nacer a la legión de la decencia con el fin de controlar las producciones fílmicas para que cumplieran un código moral. En ese contexto nació el comic Dick Tracy, en el que se veía al investigador Tracy a la caza y captura de su antagonista, el mafioso Big Boy. En la película dirigida por Warren Beatty, eso es exáctamente lo que vemos, una historia en la que prima la caza y persecución del agente contra el mafioso, y donde no hay lugar a la intriga o la deducción. El investigador tiene claro desde el principio quien es el malo y no se plantea otra cosa que poder detenerlo.

Lo cierto es que la película termina siendo un tanto plana e incluso ingenua, en cambio el espectador puede admirar la fantástica puesta en escena de unos decorados impresionantes y un maquillaje inolvidable; además de un más que respetable elenco de actores. De las siete nominaciones que recibió para los Oscars, recibió tres, además del de mejor canción (la banda sonora es de Danny Elfman, y las arias interpretadas en pantalla por Madonna son de Stephen Sondheim) se llevó el de maquillaje y el de dirección artística.

Lo que aquí nos ocupa es la aparición de banderas estadounidenses en películas; y en este caso tenemos una doble aparición doble; es decir, la bandera sale en dos escenas, y en las dos escenas vemos dos banderas a izquierda y derecha de la pantalla. Muchas veces, hablando con amigos y conocidos acerca de este tema, me dicen que es normal que la bandera aparezca en sus películas ya que los yanquis son muy patriotas; otras veces, cuando trato de explicarles que en tal película o tal director tiene una intencionalidad al mostrar la bandera de una u otra forma, esos amigos desconfían de mi criterio y me dicen que no creen que esté todo tan controlado, que muchas veces será casualidad que esa u otra bandera aparezca precisamente allí. Pues bien, creo que Dick Tracy es un buen ejemplo para tratar de convencer a esos escépticos. Dick Tracy es una película íntegramente rodada en un estudio, en decorados expresamente hechos para la película.  Además de esos impresionantes decorados, en alguna parte he leído que desde el Gabinete del Doctor Caligari ninguna película había mostrado unos decorados tan fascinantes, vemos una constante austeridad durante toda la cinta; los elementos son los mínimos, no hay apenas escenas sobrecargadas de objetos, así los interiores suelen tener el mobiliario justo, la cafetería donde Dick come también cuenta con pocos detalles y los neones no pueden ser más austeros y explícitos, el Dinner se llama Dinner, el Club, Club, la ciudad se llama Ciudad, el chico que Dick salva de las calles se llama Chico, etc… Y dentro de todo ese panorama de atrezzo y decorados totalmente pensados y repensados vemos hasta cuatro banderas. Esto queridos amigos, no es azar, esto queridos amigos es un mensaje. Propaganda, sí, también, pero propaganda con cierta carga , tal vez, crítica.

La primera vez que vemos las banderas es cuando el mafioso Big Boy abandona el calabozo tras haber sido detenido por Tracy sin pruebas. Así, el director asocia las banderas con el mafioso.

La segunda vez que las vemos, es en el despacho del alcaldable, que reprende a Tracy y a su jefe por apresar a ciudadanos “inocentes” sin pruebas… Más tarde veremos que el alcaldable es un personaje corrupto, que recibe dinero de Big Boy. Así, el director asocia las banderas con el político corrupto.

Y ese puede ser el mensaje que Warren Beatty nos trata hacer llegar, además del patriotismo, además de la inherente propaganda que supone mostrar las barras y estrellas en pantalla, nos está diciendo, mirad, este es el país de los mafiosos y de los políticos corruptos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s