Proyecto flaghunter:

 

Young romance

Dirigida por George Melford, 1915

Guión de Cecil B. de Mille

Lasky

Nota media en IMDB : 5.9   Número de votos : 72

 

 

Ya en los orígenes de Hollywood podemos encontrar ejemplos de apariciones en pantalla de la bandera estadounidense. Como en esta película que ahora nos ocupa, donde vemos una bandera que ondea al viento repartida en varias secuencias. La bandera aparece abanderando un bote a motor que tiene cierta relevancia en la película. Incluso durante una de las secuencias comparte plano, además de con la pareja protagonista, con una pistola… que sería otro de los emblemas estadounidenses.

Si uno analiza un poco la película, en seguida se dará cuenta que no deja de ser un resumen de todo lo que acontecerá durante el siglo XX a nivel occidental… es decir, el avance imparable del capitalismo con la codicia tiznando las mentes de las personas. Lo que importa es el dinero. Lo que importa es, si no se tiene mucho dinero, aparentar tenerlo. Aspirar a una vida mejor (claro, aquí, los capitalistas entienden como una vida mejor una vida con más dinero y más comodidades, mejores ropas, más lujos.)

El planteamiento es sencillo, una joven y un joven deciden hacerse pasar por unos días por gente adinerada, soñando con encontrar un amor en un hotel de lujo; un amor (una cuenta corriente en realidad) que les aleje de la humilde y proletaria vida que llevan como dependientes de unos grandes almacenes. Ese acto me recuerda a lo que he visto con mis propios ojos aquí en mi país durante los años 90 , el aparentar más de lo que se es a golpe de créditos bancarios.

Los dos personajes se conocen en el hotel y se enamoran sin saber que en realidad los dos están fingiendo ser lo que no son. Por otro lado, aparece en escena un maleante que se convence que la chica acaba de heredar una fortuna y piensa robarle por las buenas o por las malas parte de esa fortuna.

En cuanto a la bandera, lo dicho, aparece en la lancha motora, y es testigo de un secuestro, de un rescate, y del beso final que el galán propina a la chica. Ya se sabe, en Hollywood el malo siempre tiene las de perder y el bueno se lleva a la chica.

En resumen vemos como el dinero mueve el mundo, las motivaciones de los personajes, ya sean buenos o malos. Y coronando toda esa lección de capitalismo, como no, la bandera estadounidense haciendo acto de presencia en el celuloide … y ya van… (he visto hasta ahora 66 películas y la bandera aparece en 44).

Como dato mas o menos anecdótico, cabe decir que el actor protagonista, Tom Forman, también sería realizador, años más tarde terminó usando una pistola, como en la fotografía que abre este post, pero esta vez para quitarse la vida, abocado tras depresiones, ansiedades y bastantes píldoras de seconal. Pero esa realidad de un mundo capitalista, pocas veces la veremos filmada en una película facturada en Hollywood.

   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s