Proyecto flaghunter:

Sin límites (Limitless)

Dirigida por Neil Burger, 2011

Guión de Leslie Dixon sobre una novela de Alan Glynn

Rogue / Relativity Media

Nota media en filmaffinity:  6.4   Número de votos:  13.317

 

 

No me cabe ninguna duda que dentro de unos meses, de unos años, seguiré recordando esta película… La recordaré como una de las peores películas que he visto. Francamente, si no me dedicara a cazar las banderas estadounidenses habría dejado de verla a la media hora, porque creo que estamos ante uno de los guiones más patéticos de la historia del cine.

Cuando hablamos de la aparición de la bandera en las películas estadounidenses hablamos de propaganda. En este caso se cumple con once escenas con bandera, y además ese modelo de vida, el norteamericano, el modelo capitalista, se ve enfatizado en esta bazofia por el mensaje que se transmite al espectador. Al principio se nos presenta un personaje desaliñado, él mismo dice que bien podría ser un vagabundo, pero no, es un escritor en plena crisis creativa y con poca motivación. Luego, llega a sus manos una droga que le abrirá los ojos y exprimirá su cerebro sacando su máximo potencial, y entonces claro, se olvida de escribir y pasa al mundo de las finanzas, que según los que han escrito esta historia, es lo que importa, ganar dinero. No soy ingenuo, y se de buena tinta que son muchos los humanos en este planeta que piensan así, pero personalmente me parece patético e incluso de mal gusto, que se nos venda al escritor como alguien desaliñado y perdedor, y luego se nos presente al hombre de finanzas, ganador, limpio y “sin límites”…

En esta ocasión no es como en otras películas, en las que el director aprovecha la aparición de la bandera para filmar escenas más o menos hirientes, con más o menos dobles sentidos, no. En esta ocasión todas las banderas son simples trozos de trapo que están ahí cumpliendo su función de propaganda, como los anuncios de coca-cola o pepsi. He contado hasta once escenas con bandera, y casi todas son en exterior, cuando el protagonista u otros personajes pasean por la calle o por algún parque. Son simples banderas testimoniales que nada aportan al mensaje de la película, como ya he dicho, tan solo un halo propagandístico, para que el ojo del inocente espectador se siga acostumbrando a las barras y estrellas. De las otras apariciones, y al decir “otras” me refiero a las que no son en secuencias exteriores, vemos una dentro de una comisaría, otra en la sede del protagonista cuando decide presentarse a senador, y la última en forma de pin colgando de la solapa de la americana del mismo personaje que un día fue un escritor desaliñado y perdedor.

Pido disculpas, pero no me apetece perder un solo minuto más reflexionando o indagando en la “profundidad” de esta película. Con tantas lagunas que al final acaba naufragando…

 

        

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s