Proyecto flaghunter:

La casa de juego (Gambling house)

Dirigida por Ted Tetzlaff, 1950

Guión de Allen Rivkin, Marvin Borowsky (Historia: Erwin S. Gelsey)

RKO

Nota media en filmaffinity: 6.4  Número de votos: 13

 

Tras dedicarse a la dirección de fotografía durante algún tiempo, Ted Tetzlaff pasó a la dirección total y entre sus películas se cuenta ésta Casa de juego. Es una historia interesante que nos habla de la posible deportación de un ciudadano sin papeles de origen italiano. Llegó a EEUU cuando apenas era un crío y jamás se le ocurrió pedir la nacionalidad. Quizá por desidia, quizá por ignorancia… el caso es que tras ir trampeando desde su humilde origen, con algunos delitos menores por medio, luego incluso estuvo tres años sirviendo en el ejército estadounidense.

Una noche se ve envuelto en un asesinato, aunque él no ha hecho nada, simplemente estar en el lugar equivocado, además de recibir un balazo en el estómago, se le achaca la muerte de un hombre que él no ha asesinado. Pero un capo mafioso le convence para que cargue con el muerto a cambio de una suculenta cifra de dinero. Acepta. En el juicio sale absuelto alegando defensa propia, pero eso desencadena que el servicio de inmigrantes lo quiera deportar por no ser digno ciudadano americano. Entonces conoce a una chica, de moral conservadora, que tratará de redimirlo y reeducarlo, haciéndole ver los valores yanquis. El protagonista consigue que el juez le de unos días para encontrar razones de peso para no deportarlo.

Es durante ese juicio que vemos la primera bandera de la película. Dentro de la sala, a la derecha del juez. La bandera es testigo de como el protagonista da sus razones, alega que ha servido en el ejército, además se muestra arrepentido por su mala conducta y pide una nueva oportunidad para demostrar que él sí puede ser un ciudadano digno.

La segunda bandera la vemos en una breve secuencia exterior, un quiosco con prensa, y el quiosquero dice “Lo mató porque lo amaba…Extra extra, ¡Lean la crónica! ¡Varios muertos y heridos!” … Una vez más, como muchas otras películas, la bandera es testigo de algo genuinamente yanqui, los asesinatos, las crónicas de sucesos.

De nuevo en esta película volvemos al sempiterno tema de Hollywood, la ambivalencia. Vemos cierta crítica, y también vemos propaganda. Hay un momento en el que el protagonista está esperando en unas dependencias para ver si lo deportan o no; allí se junta con algunos inmigrantes y habla con uno, ese hombre se muestra ilusionado ante la perspectiva de vivir en los EEUU, pero el protagonista le dice, “mira, este país es como cualquier otro, si tienes dinero muy bien, pero si no…” Aunque el mensaje final de la película es “aquí tienes oportunidades para prosperar, todo el mundo merece una oportunidad, esa es la promesa americana.” No es de extrañar ese mensaje pues en aquella época la RKO , productora de la película, estaba dirigida por Hughes, el derechista y republicano Howard Hughes. Resulta que mantuvo un idilio con la actriz Terry Moore, actriz que sale en esta película. Dicen que Hughes influyó en ciertos cambios del guión para dar más protagonismo al personaje femenino que representa un talante republicano y conservador y que además es influyente en la evolución del protagonista, haciéndole aprender y ver los valores norteamericanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s