Proyecto flaghunter:

Un ratoncito duro de roer (Mouse hunt)

Dirigida por Gore Verbinski, 1997

Guión de Adam Rifkin

Dreamworks

Nota media en filmaffinity: 5.0   Número de votos: 8.056

Gore Verbinski, que mas tarde sería el director de Piratas del Caribe, dirigió en 1997 esta comedia de corte familiar. Era una de las primeras películas producidas por los estudios Dreamworks.

Lo cierto es que en esta película encontramos, al menos, tres motivos muy poco usuales dentro de Hollywood. Primero, una huelga de los trabajadores de una fábrica, segundo, unos cubanos devolviendo la jugada a los estadounidenses y tercero, una avalancha acuática limpiando una casa de ricachones que acuden a una subasta.

Como digo, esos tres motivos no son nada típicos de Hollywood. La película en sí nos cuenta las historia de dos hermanos que acaban de recibir la herencia que les ha dejado su padre difunto. Una vieja y humilde fábrica de cordeles, una vieja casa destartalada y algunos objetos nimios como una colección de cucharas, un huevo de cerámica y un trozo de cordel, el cordel de la suerte. Uno de los hermanos solo piensa en como sacar la máxima rentabilidad a todo eso, es decir, vender tanto la fábrica como la casa. El otro hermano se muestra un poco más cauteloso, ya que le unen lazos sentimentales con el padre.

Por casualidad encuentran unos planos originales de la casa y se dan cuenta que en realidad es una construcción muy valiosa, así que deciden reformarla para venderla al mejor postor en una subasta. De la primera tasación, en 50.000 dólares, pasan a una segunda estimación que puede rondar y superar los 10.000.000 de dólares. Pero en la casa además de ellos también un pequeño ratón, que nos le pondrá nada fácil la tarea de reconstrucción.

La historia en sí, se podría entender como una reprimenda a la ambición económica, poniendo en primer plano las relaciones familiares y sentimentales, mucho más importantes que el conseguir dinero sin piedad.

La bandera también aparece en esta ocasión. Es curiosa su aparición, durante toda la película apenas aparece un segundo, una muy breve aparición; de hecho, de todas las películas que llevo analizadas hasta ahora, diría que es la aparición mas breve y fugaz de las que he encontrado. La bandera la podemos ver en una fotografía que cuelga de una de las paredes del despacho de la fábrica de cordeles. Y cuando la vemos, es justo cuando los obreros se han rebelado y además de declararse en huelga, (pues les dicen que no cobraran las siguientes nóminas), amenazan con violencia y armados a los dos hermanos. En contadas ocasiones podemos ver una huelga en una película de Hollywood, y curiosamente, en esta película de corte familiar, la vemos justo en la escena de bandera.

En cuanto a los cubanos, los hermanos, consiguen dar caza al ratón, aunque se ven incapaces de matarlo a sangre fría, después de todo el pequeño roedor se ha ganado la admiración y respeto de los hermanos, sin embargo no pueden tolerar que esa pequeña bestia siga haciéndoles la vida imposible, así que lo meten en una caja de puros, ponen unos sellos y la envían a un tal Fidel Castro, La Habana, Cuba… Pero cuando el paquete llega a Cuba, Correos se da cuenta que el franqueo no es correcto y deciden devolverlo con la frase del funcionario :” Estos malditos americanos siempre tratando de fastidiarnos”. Así que el ratón regresa a su lugar de origen.

Cuando los hermanos piensan que han podido deshacerse del ratón, y por fin se celebra la subasta, acuden a la casa unos cuantos ricos dispuestos a gastarse su dinero en esa mansión. El ratón también reaparece así que los hermanos, mientras sucede la subasta intentarán de nuevo darle caza, pero una catástrofe está a punto de ocurrir, y una inundación rompe uno de los muros arrastrando a todos los ricos fuera de la casa y dejándolos tirados en el barro antes de que se marchen indignados en sus coches.

Si uno mira el origen de la compañía Dreamworks verá que nace cuando un tal Jeffrey Katzenberg dejó Walt Disney, interpuso una demanda y con el dinero obtenido fundó junto a Spielberg y Geffen, Dreamworks. Hacia el final de la película, cuando los hermanos se hacen amigos del ratón, uno de los hermanos dice al animalito, “¿Sabes?, creo que debes ser el portavoz de la empresa, conozco una empresa que usó un ratón como portavoz y no les ha ido nada mal.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s