Proyecto flaghunter:

Paso decisivo (Turning point)

Dirigida por Herbert Ross, 1977

Guión de Arthur Laurents

20th Century Fox

Nota media en filmaffinity: 6.7  Número de votos: 329

Que el director Herbert Ross antes que director de cine fue coreógrafo se nota desde las primeras secuencias. A lo largo de casi dos horas, veremos un buen número de coreografías, incluso muchas de las actrices de esta película eran bailarinas profesionales. La historia es un drama, que reencuentra a dos viejas amigas, una ex-bailarina y otra que sigue en activo. La hija de la primera quiere seguir esos pasos y bailar en una compañía prestigiosa, así que viajará a Nueva York para tomar clases. A partir de ese momento, van saliendo los trapos sucios que obstruyen los espíritus de la mayoría de personajes, y se nos muestra como la danza es un mundo exigente, duro y sin concesiones ante el paso del tiempo.

La bandera aparece en cuatro escenas. Apenas presente unos segundos, al fondo de plano, siempre en secuencias exteriores, vemos unas banderas ondeando en las calles de Nueva York. La película no se mete ni en política ni en cuestiones sociales, y se centra en la psicología de los diversos personajes de este drama coral. Como vemos, aunque la historia nada tenga que ver con la nación, vemos la bandera hasta en cuatro escenas, propaganda amigos míos, propaganda.

Siendo una película que trata sobre la danza clásica, hay algunos personajes de origen ruso. Recordemos que fue rodada ya en la recta final de la guerra fría que mantuvo a soviéticos y yanquis en alerta. Si bien es cierto que a los personajes rusos se los presenta como plenamente integrados en la sociedad yanqui, sí hay un par de recaditos. Primero, cuando la joven Emilia sufre un desengaño, se nos muestra al personaje ruso masculino como alguien sin sentimientos y que prefiere ir de flor en flor. Como consecuencia, la joven se va a un bar, a olvidar sus penas, y allí conoce a dos chicos que quieren ligar con ella. Ella se hace pasar por rusa, y dice que ha venido a Estados Unidos buscando libertad creativa.

En las escenas con bandera no vemos nada demasiado significativo.

Esta película, que a un servidor le ha parecido un tanto limitada, fue nominada a 11 premios Oscar, de los cuales no se llevó ninguno. Aquel año, fue el año de Annie Hall en el apartado artístico y el de La guerra de las galaxias en el técnico. Las dos actrices de peso de esta película estaban nominadas al premio a mejor actriz, Anne Bancroft y Shirley MacLaine; sin embargo la estatuilla se la llevó Vanesa Redgrave por su trabajo en Julia. Cuando subió a recoger el trofeo, dijo lo siguiente:

“Mi queridos colegas, les agradezco profundamente este premio por mi trabajo. En mi opinión, creo que Jane Fonda y yo hemos realizado la mejor interpretación de nuestras vidas y creo que también es en parte gracias a nuestro director, Fred Zinnemann. [Aplausos del público]
Y también creo que es porque nosotras creímos y seguimos creyendo en lo que expresamos – dos de los millones de personas que dieron sus vidas y se prepararon para sacrificar todo en la lucha contra el fascismo y la Alemania Nazi racista.
Y te rindo homenaje a ti, te rindo tributo a ti, y creo que estarías muy orgulloso después de que en las últimas semanas te hayas mantenido firme, y hayas rechazado los intentos de intimidación por parte de un pequeño grupo de sionistas rufianes [gestos de sorpresa en la audiencia, seguidos de una mezcla de abucheos y aplausos], cuyo comportamiento es un insulto para los judíos de todo el mundo y su gran y heroica lucha contra el fascismo y la represión. [Aplauso general]
Y también rindo homenaje a todos ustedes por mantenerse firmes y combatir durante ese período en el que Nixon y McCarthy impulsaron una caza de brujas mundial contra quienes trataban de expresar en sus vidas y en sus trabajos la verdad en la que ellos creían [algunos abucheos y pitos]. Y te rindo homenaje a ti, y te agradezco y te prometo que seguiré luchando contra el antisemitismo y el Fascismo.”

Apenas dos horas después, cuando se presentaba al ganador del premio al mejor guion, un tal Paddy Chayefsky, todavía perturbado por lo que consideraba “ataques contra los judios”, dijo:

“Antes de anunciar el premio al mejor guion, hay una pequeña cosa que deseo aclarar, si quiero vivir conmigo mañana. Me gustaría decir, es mi opinión personal, que estoy harto y cansado de las personas que utilizan los Premios de la Academia [fuerte aplauso] para la divulgación de propaganda personal.
Me gustaría sugerirle a Miss Redgrave que el ganar un Premios de la Academia no es un momento fundamental en la historia, que no requiere una proclamación y que un simple ”gracias” habría sido suficiente. [fuerte aplauso]” 
Ahora entiendo porque años después, una película como Paseando a Miss Daisy se llevó el premio a mejor película. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s