Mi hipótesis es que la bandera estadounidense aparece en la mayoría de películas de Holywood. Así empecé lo que llamo proyecto flaghunter. Llevo pocas películas visionadas con tal fin, apenas 21, y la bandera ha aparecido en 13. De momento me ha llamado la atención como las apariciones se incrementan a partir de la década de los 50. Hasta entonces, la bandera se veía casi siempre confinada a las películas propagandísticas de guerra. Pero a partir de los 50, la bandera aparece en películas de todo tipo, en escenas de todo tipo y con tratamientos de todo tipo.

Una de las películas que he visto es La séptima víctima dirigida por el canadiense Mark Robson en 1943. Media en filmaffinitty: 6,6; número de votos, 201. Es una película  de serie B que produjo Val Lewton para la RKO. La mayor parte de la historia sucede en New York, y la bandera no aparece por ningún lado. La película es excepcional, bastante coral (multitud de personajes pueblan sus escasos 71 minutos), con grandes escenas (esta película es un claro precedente de otras como La semilla del diablo o Psicosis). Pretende ser una película de terror al modo de la Mujer pantera de Tourneur, y de hecho, las dos fueron producidas por Val Lewton. Consigue crear una atmósfera muy interesante, no solo por lo insólito de su historia, también por como se acerca a los personajes. Y el final, un golpe de efecto raro en el cine de aquella época, oprimido bajo la mirada atenta del código de producción. La película trata la historia de una joven que viaja a New York en busca de su hermana desparecida. Allí, entrando en contacto con más personas, irá descubriendo que su hermana ha formado parte de una secta satánica. Y ahora, según los miembros de esa secta, debe morir por haberlos traicionado. Además, esta película cuenta con un suicidio de uno de los personajes importantes de la trama, así que es curioso ver como tanto Hays como la legión de la decencia pasaron por alto esta película. Se puede interpretar en ella, no obstante, un claro mensaje contra lo satánico y a favor de los valores cristianos en una secuencia en la que dos personajes “aleccionan” a los miembros de la secta y éstos tras oír algunas palabras del padrenuestro agachan la cabeza como medio avergonzados por su actitud. Sin embargo, hay suficientes detalles oscuros en la película como para preguntarse como es la legión dejó que se estrenara, cierto es que se trata de una película de bajo presupuesto, y que justo aquel año, EEUU declaró la guerra a los nazis. Por otro lado, el propio William Hays era masón, así que quien sabe, tal vez, y hablo por hablar, fue él mismo el que aprobó el estreno de una película que hablaba de los Paladios. En todo caso, y regresando al tema de la bandera, en esta película no aparece porque no tiene ninguna razón para aparecer; es decir, la historia y el estilo narrativo se centran en la psicología de los personajes y en crear ambientes opresivos e inquietantes, y ciertamente lo consigue. Un clásico de la serie B.  El mismo año que se estrenó,  Casablanca se llevó el Oscar a la mejor película.

Casablanca, nota media en filmaffinitty: 8.4. Número de votos:61.910. Finalmente dirigida por Michael Curtiz , es otra película en la que no aparece la bandera. Pero… donde la mayor parte de la historia sucede dentro del Café Americano de Rick. Aunque la película se estrenó el mismo año que Norteamérica declaraba la guerra a las potencias del “eje”, la historia que narra la película se sitúa en un momento anterior. Cuando Francia pactó con los nazis por su ocupación y se estableció el gobierno de Vichy. Casablanca, bajo dominio francés por aquel entonces, era un destino para las personas que querían huir de los nazis; llegaban a Casablanca con la esperanza que las autoridades francesas les dieran un visado para viajar a Lisboa y de ahí a EEUU, meta que la película trata como la tierra prometida o soñada por todos. Así tenemos que, aunque no aparezca la bandera y la historia nos cuente una historia de amor, es un claro ejemplo más de propaganda. Aquí los personajes se nos presentan en estereotipos, y en comparación con la Séptima Víctima (sin ser ninguna de las dos películas ni mejor ni peor), apenas podemos asomarnos al interior de los personajes, lo único que podemos observar es la astucia y el dominio que el personaje américano posee sobre todos los demás. Las iniciales del Rick’s Cafe Americain son RCA, curiosamente las mismas que Radio Corporation of America, compañía que colaboró con el gobierno estadounidense durante la segunda guerra mundial desarrollando radares y radios y otros aparatos tecnológicos.

Pero la propaganda no termina ahí. Además, y una vez más, Hollywood aprovecha para lanzar estereotipos; como su clásica erosión hacia todo lo que sea francés (véase como se trata a los Cajún o esta misma Casablanca.) Donde el policia Luis Renault se nos presenta como alguien miserable, vil, corrupto y despreciable. Por otro lado, algunos críticos opinan que el papel que hace Bogart en esta película es una personificación misma de EEUU. Es un personaje-país un tanto distante y con mala conciencia que al final decide ayudar a los aliados, “creo que este puede ser el inicio de una gran amistad.” Además, nótese como el propio nombre de la película, Casablanca, coincide con la casa del gobierno estadounidense, la Casa Blanca. Un espacio, como el café de Rick donde todos tienen cabida, franceses, alemanes, ingleses, rusos, pero quien manda es un americano. A este respecto el libro “Mensajes secretos del cine” de Gastón Soublette explica con todo lujo de detalles el entramado de Casablanca.

Otra película que desentrama en ese libro es Cantando bajo la lluvia co-dirigida por Stanley Donnen y Gene Kelly en 1952. Nota media en filmaffinitty:8.1. Número de votos:29.711.  En su libro, Gastón Soublette, habla de cómo esta película supone el último gran musical y como su guión está lleno de mensajes al propio cine, a los otros géneros y a los productores que ahora veían el género musical como una piedra en el zapato, o un grano en el culo. Y aunque Hollywood nos deje de lado, seguiremos cantando aunque sea bajo la lluvia. Si uno se fija, el protagonista va recorriendo la historia del cine a través de diferentes géneros, drama, aventura, western y en todas las secuencias, para decirlo en plata, se cachondean de todos esos géneros.

Pero lo que aquí nos interesa, esto es, la aparición de la bandera se torna curioso. La bandera propiamente dicha no aparece por ningún lado…aunque sus colores sí. Primero, hay una secuencia donde vemos unos estudios de cine, es la época del cine mudo y dentro de los decorados ruedan varias películas a la vez y, se diría, en serie como si de una cadena de montaje se tratara. En uno de los escenarios vemos unas cintas de tela con los colores rojo,blanco y azul. Más adelante, cuando el dúo protagonista están de gira con su espectáculo vemos un número en el que hacen aparecer por arte de magia mientras tocan el violín dos flores de papel. Las flores tienen también los colores de la bandera. Más adelante, rizamos el rizo pues vemos a esos dos mismos personajes con un traje, pantalón y americana, cuyos colores y dibujos son los de la bandera, esto es, las barras rojas y blancas, y las estrellas sobre fondo azul.

En otro orden de cosas es una película muy buena, con una secuencia memorable para mi gusto, cuando se presenta en una fiesta privada el nacimiento del cine sonoro. También cuando se presenta en un estreno de cine.

En resumen, tres películas sin bandera, pero dos de ellas con dosis de propaganda suficientes. Curiosamente, la más “libre” de las tres fue una producción menor.

Anuncios

»

  1. andres dice:

    tengo una apuesta. he apostado que consigo alguna pelicula estadounidense en la que no aparezca la bandera americana. debe ser relativamente nueva…. y estoy perdido…. no encuentro ninguna!!!!! ayudameeee
    muchas gracias!

    • lobocantor dice:

      Je je… Bueno, no es nada sencillo porque lo cierto es que la banderita sale casi siempre, y más desde los años 80 a esta parte… pero trataré de ayudarte a ver si te sirve alguna de estas:

      Películas norteamericanas en las que NO aparece su bandera (o si aparece, yo no la vi):

      Rango de Gore Verbinski, 2011
      In time de Andrew Niccol, 2011
      Sucker punch de Zack Snyder, 2011
      El número 23 de Joel Schumacher, 2007

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s