Proyecto flaghunter:

                                                                     

En el centro de la tormenta (In the electric mist)

Dirigida por Bertrand Tavernier, 2009

Guión de JerzyKromolowski  y Mary Olson-Kromolowski,

basado en un libro de James Lee Burke

Image Entertainment

¿Qué hace un director de cine francés como Tavernier en Louisiana, Estados Unidos? Pues rodar una película sobre Estados Unidos sin estar en Hollywood. Quizá llegó allí persiguiendo ecos de acento cajún; lo cierto es que rodó esta película que aquí nos ocupa, En el centro de la tormenta (In the Electric Mist), 2009. Nota media en filmaffinitty: 5.3. Número de votos: 1.252. La película es una historia de intriga, cine negro en Louisiana, donde seguimos la odisea de un detective para aclarar algunos asesinatos. Además, en el pueblo se rueda una serie que habla de la guerra civil. De pasada vamos viendo una sociedad, una vez mas, fragmentada en bandos opuestos, blancos y negros y sureños y unionistas. Y además, buena gente y gente sin escrúpulos.

La bandera aparece en varias ocasiones. Vemos hasta seis banderas y una confederada. Se reparten las seis banderas en un perfecto equilibrio, esto es, tres son de pequeñas dimensiones y las otras tres son grandes. La confederada también es grande y la vemos en pantalla mientras la porta un actor vestido de soldado sureño, al fondo de la imagen, mientras el protagonista Tommy Lee Jones habla con el personaje interpretado por el director de cine out-Hollywood John Sayles. Las banderas pequeñas las vemos en el interior de una comisaría, encima de mesas escritorio. Y otra en un bar, tras la barra, junto a las botellas. Las banderas grandes, una es apenas fugaz y preside la entrada de una vivienda que se ve al fondo mientras el protagonista conduce su coche. Otra la vemos en el interior de una iglesia baptista, y la última la vemos en el ventanal de una cafetería. Si bien su presencia es mas que nada testimonial, pues a diferencia de otras películas, aquí la bandera no juega un papel relativo en la trama o en la escena. Nada más que marcar el territorio con sus barras y estrellas. Por lo menos yo no le he sabido encontrar miga; lo máximo es cuando dentro de la iglesia baptista vemos como la bandera es testigo de una confesión para atrapar a uno de los malos. Busca en la estación, le dicen al protagonista, en referencia a un chico que capta jovencitas sin rumbo para una red de prostitución.

En la película aparece algún fantasma. Son soldados muertos. La historia visita tres épocas, la guerra civil norteamericana, los años 60, y la actualidad (se rodó en 2009). En todas esas épocas vemos crímenes y Louisiana se va llenando de fantasmas. Dolor. Trapos sucios. El protagonista, entre otras cosas, trata de aclarar algo que sucedió cuando era un chico, allá por los 60, mataron a un fugitivo negro mientras él lo veía todo. Los fantasmas, que no son otros que los muertos, son los que ayudan al protagonista en su empeño, le dan un sentido. Cuando empieza la historia podemos ver una tierra desolada por el katrina. Ni un huracán es capaz de llevarse la maldad inherente a los seres humanos. Y los fantasmas permanecen.

Esta película es como la mirada de un cajún hacía su vecino, el hombre blanco sureño. Una mirada para constatar que sí, que efectivamente, están tan locos como siempre.

Para finalizar, y como anécdota, en la película también participa actuando el músico Buddy Guy, y deja claro por qué es músico y no actor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s