Proyecto flaghunter:

The Ward

Dirigida por John Carpenter, 2010.

Guión original de Michael Rasmussen y Shawn Rasmussen

Echo Lake Productions / A Bigger Boat

Nota media en filmaffinitty: 5.0. Número de votos: 576

¿Es la aparición de la bandera estadounidense en las películas solo cosa de las “majors” o grandes productoras? Desde luego que no, en producciones más modestas o independientes, la aparición de la bandera también es frecuente. Como en esta película que nos ocupa aquí, The Ward (La sala) de John Carpenter. A lo largo de la película vemos dos banderas, y sus apariciones se reparten en varios planos.

La primera bandera que vemos está presidiendo “la sala” (sala que da nombre al título). Esta sala pertenece a un hospital psiquiátrico al que hemos llegado acompañado a la joven Kristen (Amber Heard). Ella no cree estar loca, y sin embargo se ve encerrada allí. En la sala es donde conoce a las otras internas. Todas son jóvenes como Kristen.

La película sucede en 1.966, llevo ya un buen rato dándole vueltas a esa fecha pero apenas se me ocurren tres razones por las que tal vez la historia sucede en esa época. La primera es que así se puede justificar sin preámbulo alguno el uso de electroshocks que se usan en la película. Además, la cifra del año 66 tiene cierta resonancia demoníaca, y no olvidemos que estamos ante una película de género, en concreto del género de terror, no en vano el director Carpenter se hizo grande rodando algún teenpic de terror mítico como La noche de Halloween o La Niebla. Y la tercera razón por la que se puede haber escogido esa fecha está relacionada tanto con la propia enfermedad de la protagonista como con las apariciones de la bandera. Es decir, recordemos una vez mas que los años sesenta norteamericanos fueron muy convulsos. Hubo desde la guerra de Vietnam hasta el concierto de Woodstock toda una amalgama de noticias paradójicas y simultaneas. El tema racial, el asesinato de Kennedy o la experimentación con drogas. Fue una época en que la juventud alzo la voz, se asomó a la libertad, a su madurez desde la juventud. Los jóvenes cambiaron buena parte del mundo, con la influencia más visible en el movimiento de música rock. ¿Y eso qué tiene que ver con la enfermedad de la protagonista y con las apariciones de la bandera? Pues bien, la protagonista padece de desdoblamiento de personalidad. Al parecer el trastorno de personalidad múltiple está relacionado con las violaciones por alguien cercano en la infancia.  Y eso, me recuerda poderosamente, la dicotomía Vietnam-Woodstock, el matemos amarillos-haz el amor y no la guerra. El democracia y libertad-Kennedy, Luther King. El vayamos a la luna-experimentemos con drogas. Por otro lado, cuando aparece la bandera por primera vez, en esa sala, es como si se nos presentara la sociedad americana, representada por jóvenes alterados, o hablando en plata, locos. Y si se quiere, siendo un poco menos punzante, transtornados.

La primera vez que aparece la bandera es cuando una interna trata de meter un poco de miedo en el cuerpo a la protagonista, y le dice algo así como que cuidado con ese sitio, hay cosas en la oscuridad. Luego, vemos la bandera también cuando hay una escena de baile. Las jóvenes se encuentran en la sala y bailan rock o pop, o como se llame, en todo caso, música de jóvenes (recordemos que es 1966), mientras bailan vemos la bandera varias veces. Ese baile será interrumpido de forma repentina merced un apagón de electricidad. Fuera, en el exterior cae una tormenta. Luego vemos la bandera en el plano en el que la protagonista abofetea a una de las internas. Una vez más, y son muchas, la bandera es testigo en primera persona de una agresión física.

La última vez que vemos la bandera de la sala es en la oscuridad, apenas se entrevé, a su vez, a esas alturas la película también se ha ido oscureciendo, manteniendo un buen nivel de montaje y dirección. La película me ha parecido bastante correcta. La joven Kristen-sociedad joven, deben enfrentarse a sus traumas para encontrarse a sí misma, para dejar de sentir esa amenaza que en la película se representa con el fantasma de una tal Alice. He leído algunas críticas que califican esta película como una decepción. Por un lado, esperaban más de Carpenter, por otro lado lo acusan de refreír los trucos para asustar. La música que de repente suena alta, los giros de cámara, el inserto de primeros planos con monstruos, etc… pero yo creo que el verdadero terror de esta película, no es en sí, la atmósfera claustrofóbica del psiquiátrico, tampoco la inquietante presencia de Alice la fantasma, si no, el verdadero terror es saber que la protagonista, fue encadenada y violada cuando era una niña, y claro está, contra su voluntad. Y es de ahí, de donde nace toda la historia de esta película, la semilla, la esencia. El verdadero terror es el mundo infernal que se ha instalado en la mente de ese joven, quizá ya tocada para el resto de su vida. Y eso es algo muy occidental, me temo que esta película es algo más que un simple, asustemos a los jovenes matando jovencitas. Es como si el nombre de la niña que sufre la violación, Alice, se reflejara en un espejo al de esa otra Alicia a través del espejo; tan famosa Alicia, la querida amiguita de Lewis Carroll. Solo que esta vez, no hay país de maravillas, si no, subterráneos de dolor.

La segunda bandera que aparece es cuando Kristen baja al sótano, la vemos cuando ella sale de un montacargas y se asoma a los pasillos, en una pared, hay una fotografía. Es una fotografía de la bandera. Es un retrato. ahora la bandera ya no es tela que con ondulaciones vivas, ya no es algo que se mueve, ahora es una imagen muerta, fija. Es como si en la anterior escena, vimos por última vez la bandera sumida en la oscuridad y ahora, los rayos de sol se han apagado para ella, ha muerto. Justo después de ver esa bandera del sótano, la protagonista descubre un rastro en el suelo, es sangre. Tal vez esa sangre sean heridas que arroja la bandera. Esto es una metáfora, que nadie se lo tome al pie de la letra, no estoy diciendo que esta película, en esta escena, la sangre sea de la bandera, pero de una manera metafórica sí afirmo que esa sangre gotea de la bandera, que es el símbolo de la nación, que es donde se vive una vida de ensueño, la flamante américa, y también una realidad de pesadilla, el serrucho de Leatherface al atardecer en una padrera muerta. Sin ir mas lejos, la película sucede en 1966, ese mismo año sucedían estas cosas, que seguro que son capaces de manchar cualquier moqueta de sangre, incluso en películas rodadas cuarenta años después:  el presidente de EE. UU., Lyndon Johnson, declara que los soldados estadounidenses deben quedarse en Vietnam del Sur hasta que termine la agresión comunista; 26 de Marzo en EE. UU, se realizan multitudinarias manifestaciones populares contra la guerra de Vietnam; en un hospital de Houston se instala por primera vez en el mundo un corazón artificial; James Meredith —activista por los derechos civiles de los negros— es asesinado a balazos mientras cruzaba el estado de Mississipi a pie; el francotirador Charles Whitman mata a 13 estudiantes desde el edificio principal de la Universidad de Texas en Austin; Valerie Percy, la hija de 21 años del senador Charles H. Percy, es acuchillada y aporreada hasta morir en la mansión de la familia en la costa norte de Chicago;  Bobby Seale y Huey P. Newton fundan el partido Pantera Negra.

Hay muchas otras películas en las que la bandera, además de ser testigo presencial de escenas violentas, también lo es de la sangre. Cine de Hollywood, Sharon Tate – Charles Manson. La tierra de las películas de terror adolescente y los asesinos en serie.

A propósito de el género de esta película, el de terror añadiré una reflexión acerca de como Hollywood marca el tempo. Cuando uno piensa en las películas de terror y busca hacia atrás en el tiempo, va descendiendo, Scream, Las pesadillas de Elm Street, los Viernes 13, las noches de Halloween, ¿Y antes? Antes, la profecía, la semilla del diablo, el exorcista. ¿Y antes? Pues antes, el género era serie B. Y es a partir de los 70 cuando Hollywood en busca de más público, hace de ese género de serie b un género mayor. Seguramente ante la mirada sorprendida de G. Romero, T. Hooper y R.  Corman.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s