Otra de las películas que he visionado para el proyecto flaghunter es “Ruggles of Red Gap” (Nobleza Obliga) de Leo McCarey McCarthy.  Nota media en filmaffinitty: 7.1. Número de votos: 53. Esta película no ofrece ni una sola escena donde aparezca la bandera así que no la puedo incluir en el proyecto. Sin embargo sí la tengo en cuenta para la estadísticas. De esta forma encuentro un porcentaje del número de películas en las que aparece o no la bandera. De momento llevo muy pocas películas como para sacar tan pronto las primeras estadísticas, pero a modo de “trailer” diré que de 5 películas que llevo hasta ahora, la bandera ha salido en 4.

Retornando a Leo McCarey, “Ruggles of Red Gap” me ha parecido una comedia bastante bien llevada con una más que interesante actuación de Charles Laughton. No entraré ahora en el jardín de las dobles lecturas o los mensajes mas o menos ocultos y mas o demasiado propagandísticos, la sinopsis es la siguiente; un mayordomo inglés es apostado en una partida de poker por su amo, y lo pierde, así que el mayordomo pasa a ser propiedad de un matrimonio estadounidense que vive en Washington. El inglés, no solo británico si no, además, mayordomo, poco a poco irá descongelando su rigidez y pasará de ser un estricto sirviente a una persona más sensible e irritable. En resumen, dejará de ser un esclavo para ser un hombre libre.

Sin embargo, aunque el hombre que es su nuevo dueño, se esfuerza por presentarlo a los demás como un amigo suyo, en todo momento el mayordomo se esfuerza por ser servicial y correcto con su dueño. Esta duplicidad interestatal EEUU-Inglaterra, tiene la peculiaridad de que se encuentran en París. Ya que cuando se realiza la apuesta de poker están en París.  Justo esos tres estados, EEUU, Inglaterra y Francia. Rápidamente encuentro cierto paralelismo con Casablanca donde el protagonista, un americano que regenta una cafetería en Casablanca, Marruecos, cierra la película diciendo a un francés, “Esto puede ser el inicio de una gran amistad.”

Existe una constante del cine de Hollywood de aquella época (finales de los 30, años 40) en mostrar a los franceses como amigos, amistosos, incluso graciosos, la mayoría de personajes franceses de las películas norteamericanas son personajes con un marcado componente cómico. Como sucede con el camarero y el sastre franceses en Nobleza Obliga. Con los británicos también hay cierto componente cómico, pero también son amigos. Hay que recordar que durante la segunda guerra mundial esos tres bandos eran los aliados.  Solo los alemanes no eran amigos, o mejor dicho, eran los enemigos. Aunque a pesar de ser los malos, desde Hollywood siempre son tratados con respeto, sin ese matiz cómico e i que dotan a otras nacionalidades con tanta frecuencia. Años más tarde el relevo lo tomarían los rusos en la guerra fría. Precisamente, en la lucha contra el comunismo Hollywood tuvo un importante papel en la archifamosa caza de brujas. Donde varias organizaciones, entre ellas la del senador Joseph Raymond McCarthy ejercieron unos interrogatorios con el propósito de encontrar a los comunistas e izquierdistas de Hollywood y tacharlos de antiamericanos, practicamente obligando a los estudios donde esas personas trabajaban a despedirlos. Se ha hablado mucho sobre la caza de brujas, aquí solo apunto este esbozo, de momento, para aquel lector que por esas cosas de la vida nunca ha sabido nada de aquella caza de brujas.

Pero la industria del cine, los estudios, Metro Goldwyn Mayer, Universal, Paramount, etc…no solo se dedicó aquellos años a quitar de circulación todo comunista o simpatizante de comunista que tuviera por medio, también siguió haciendo películas. Entre ellas otra de Leo McCarey, llamada “My son john” (Mi hijo John) 1952, con el siguiente planteamiento: Una pareja de un pequeño pueblo se queda destrozada cuando descubre que su hijo John es un agente comunista.  Una vez más, el cine como propaganda. Esta película, que el director Bertrand Tavernier tacha de poco menos que atentado, y la cataloga como la peor película de Leo McCarey, fue sin embargo nominada al Oscar por mejor historia. Qué buena historia! La del hijo que no le gusta el fútbol americano y que en la universidad sufre como profesores liberales le lavan el cerebro, y se convierte en un desastre humano, un espía comunista!

Y a veces pienso, con guiones así, ni siquiera hace falta la bandera…

Anuncios

Un comentario »

  1. Alejandra dice:

    Hola

    Me llamo Alejandra y soy administradora de un directorio web/blog y me ha gustado mucho su sitio.

    Me gustaría contar con su sitio en mi directorio, a cambio solo pido un pequeño enlace a mi página de películas, ¿Qué le parece la idea?

    Mi correo es: ale.villar@hotmail.com

    Un beso! y SueRte con su BloG!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s